Encontrar mi círculo social

Encontrar mi círculo social

Encontrar mi círculo social

¿Te encuentras actualmente «fuera de juego», no tienes amigos/as para poder salir los fines de semana, bien porque te has quedado sin pareja, o bien porque eres un alma solitaria que quiere dejar de serlo? Entonces este post es para ti.

Hace unos días, algunos de los miembros del grupo que hemos creado en Facebook me comentaron que les gustaría que escribiera un artículo cuyo tema fuera “cómo encontrar mi círculo social”, de modo que aquí está dicho artículo (además, tiene que ver con otro tema que interesaba, el de cómo romper el hielo, que tiene mucha relación con esto).

Hay dos planteamientos generales para encontrar tu círculo social: 1) Planteamiento Racional (desde la mente). 2) Planteamiento Emotivo (desde el corazón).

1. Planteamiento Racional.

El planteamiento racional es el que utiliza el 99% de las personas, pero como veremos tiene muchos inconvenientes. El esquema es éste:

Pensar de abajo arriba

Si escoges este planteamiento, la dirección que eliges es desde abajo hacia arriba. Inicias en el “estoy solo”, y desde ahí tratas de poner soluciones al tema para encontrar gente, y si lo logras, entonces te sientes bien.

El primer paso para solucionar la situación desde el planteamiento racional es preguntarse:

¿Qué puedo hacer para encontrar gente con la que me siento a gusto?

Es una pregunta con buena intención, lo que ocurre es que cuando uno parte desde abajo, desde la soledad, y sobre todo, cuando llevas ya tiempo sin formar parte de ningún círculo social en el que te sientes a gusto, inicias el camino desde la tristeza, desde el desánimo, por tanto, en ese estado emocionalmente bajo, cualquier propuesta de solución que se te ocurra, te dará una pereza ENORME llevarla a cabo. Y te dirás algo como:

Ya he intentado eso otras veces, y no funciona. Me encontraré de nuevo con la misma gente que no me interesa. Prefiero quedarme en casa”.

Desde ese Yo racional aparentemente tan lógico del que partes (en realidad, tamizado por una emoción de desánimo), se entra como ves en un círculo vicioso.

circulo vicioso

De modo que buscar personas para encontrar tu círculo social desde la perspectiva de abajo arriba no es buena idea, por dos razones:

a) Porque al sentirte desanimado, ningún plan te parecerá suficientemente motivador, ya que tienes “tus razones” para pensar que saldrá mal.

b) Porque cuando los demás te reciben desanimado o negativo, es muy posible que te huyan, por lo tanto, tu estado de ánimo puede empeorar todavía más a partir de esa mala experiencia.

 

2. Planteamiento Emotivo.

Se trata de escapar de esa lógica aplastante del “para qué voy a hacer eso si no voy a encontrar gente suficientemente interesante” y dar un salto a otro lugar.

Para empezar, es iniciar el camino de arriba abajo. Es dejar a un lado ese Yo desanimado y comenzar por un Yo con un estado emocional mejor. Hay muchas técnicas posibles para hacer esto. De esto justamente trata Psicología Creativa del Yo.

Vamos a ver una. Por ejemplo, pregúntate lo siguiente: ¿cómo verías esta situación de que estás solo, situándote en la mejor época de tu vida, pongamos 25 años?

¿Cómo verías esta situación de que estás solo, situándote en la mejor época de tu vida, pongamos 25 años?

Imagínate en esa edad, en tu mejor momento: alegre, ilusionado, con ganas de comerte el mundo…, estás en una ciudad a la que acabas de llegar, y no conoces a nadie, ¿qué harías? Si te sitúas realmente en esa edad, lleno de ilusión, correrá por ti una energía diferente, y rápidamente aparecerán en tu mente cosas de este tipo:

«¡Me encanta jugar al tenis! Voy a meterme a algún club».

«¡Siempre me ha gustado pintar! Voy a apuntarme a algún taller de pintura».

«¡Siempre he querido aprender inglés, éste es el momento! ¡Hay una academia justo al lado de mi casa!»

Como ves, todo cambia cuando inicias el camino de arriba abajo, desde un Yo diferente y mejor.

Círculo social

Desde ese Yo, inicias tu movimiento no desde el buscar gente, sino desde el disfrutar de algo que te encanta. A partir de ahí, surgen hacer actividades diferentes, pero ni siquiera las piensas. Desde tu Yo más alegre, ¡te salen, brotan, aparecen ante ti! En todas esas actividades hay gente, sí, pero eso es algo secundario. Si conoces gente bien, y si no, también.

¿Qué ocurre cuando llegas al lugar donde realizas esa actividad que has elegido y te encanta? Que al estar disfrutándola con entusiasmo y con más gente a tu alrededor, es imposible que los demás no se contagien de tu entusiasmo. Y lo bueno es que en ese momento que todos disfrutan contigo, ni siquiera estás pendiente de «crear tu círculo», simplemente aparece a tu alrededor.

Si antes, con la manera racional, buscabas encontrar un círculo social, ¡ahora tú eres ese círculo, tú irradias ese círculo a tu alrededor, los demás encuentran ese círculo en ti!  Como decía George Sand: “La inteligencia busca, pero quien encuentra es el corazón”.

¿Te apetece tener tu propio círculo social? Ahora tienes dos formas de hacerlo, la manera racional (buscar) y la emotiva (disfrutar). Por supuesto, te recomendamos la segunda.

Y a ti, ¿qué actividades te surgen hacer desde tu Yo más alegre? (Puedes escribir tus comentarios más abajo).

 

¿Estás cansado/a de tu soledad, tienes problemas para relacionarte y buscas ayuda? Puedes contactar conmigo llamando al 637-662-234 (o escribiendo un whatsapp), o haciendo clic en este enlace.

 

Lecturas recomendadas:

Ejercicio práctico de PCY.